Recuerdos entre la arena

Escrito por Ladeclaracion 12-03-2014 en botxito. Comentarios (0)

El domingo en El País Semanal, Maruja Torres hablaba de los recuerdos provocados por losolores de las cremas solares, recuerdos que para mi son más recientes pero en los que coincido. No sólo las cremas activan mi memoria…tanto la playa como la piscina, cuando cae la tarde provocan mi estómago y piden un bocata de nocilla, mmm, que rico. 

Imaginemos, día de sol sofocante en mi botxito, viaje en tren (o en metro hace menos tiempo), apretaditos en los vagones dada la poca frecuencia en la que se podía disfrutar de un día así, estamos hablando del norte, que no se nos olvide. Caminata hasta Sopelana, mi playa y la de media ciudad. Casi siempre optaba por la Salvaje, esa playa enorme en la que compartíamos arena tanto con surfistas como con nudistas. Quien me iba a decir a mi que un día estaría en el lado nudista en otras costa más cálidas…

Buscábamos un sitio cerca de las duchas y del chiringuito y a disfrutar del sol. Paseitos por la orilla, te encontrabas con medio barrio y veías de todo, la brisa del Cantábrico era una delicia…La mar, en muchas ocasiones demasiado movidita para mi, que se nadar de milagro, estaba congelada pero a todo te acostumbras…que para eso somos de Bilbao no?? Lectura sobre la arena, música de fondo mientras veías las olas romper contra el peñón. La hora del bocata la marcaba el maravilloso olor a tortilla que salía del chiringuito de turno, un refresco para acompañar y litros de agua de esa botella que rellenábamos una y mil veces en la ducha. 

Caía el sol y entonces la necesidad de dulce se hacía presente y yo buceaba en mi bolsa, ahí estaba mi bocata de nocilla, aplastadito y gritando: Cómeme!! Madre mía, me sabía a gloria, era un manjar, tan sencillo y tan placentero a la vez. Mezcla de olores y sabores que hacen que el recuerdo de esos años esté muy presente en mi memoria en estos meses estivales. 

Maruja también hablaba del ritual tras volver de la playa, cremita para después del sol, faldas cortas para lucir moreno y las ganas de pasarlo bien, la discoteca, las fiestas de los barrios y pueblos cercanos…que tiempos aquellos…

Ahora mis veranos han cambiado, aquí no hay playa!! Pero no importa, Sopelana, la Salvaje, el Peñón y los surfistas, están allí esperando que vuelva algún fin de semana y rememore todos aquellos olores y sensaciones. Este año creo que toca volver y recordar…

Este verano me esperan las playas del sur, las de la costa brava y las del norte, que más se puede pedir??

Ya tenéis pensado donde iréis de vacaciones?? Norte, sur?? Playa, montaña?? Contadme.