Respuestas y crónica de una fiesta inolvidable

Escrito por Ladeclaracion 12-03-2014 en CUMPLEAÑOS. Comentarios (0)

Lo primero de todo quiero responder a todos sobre el post anterior. Como dice mi médico favorito...hay dos posibilidades, que esa gente prepotente actúe para vencer un enorme complejo de inferioridad o que tenga tanta mala leche que le salga por las orejas y de refilón te toque.En fin, pasando página que tengo cosas más interesantes que contar, de gente auténtica, sincera, sin dobleces y sin complejos (esto me ha sonado a anuncio no??)

La camiseta, tengo que decir que no, no me la he hecho yo, pero…parece que me han leído el pensamiento. La tengo gracias a un amigo estupendo que estando de compritas divinas me aviso al grito de… “Bego, tu camisetaaaaa!!!” y claro, no me pude resistir. 
Me alegro de que os guste, creo que me voy a hacer otra, ya os diré el mensaje…

Y tras estas aclaraciones…CRÓNICA DE UN DIVINO-CUMPLEAÑOS.

La búsqueda fue ardua, meticulosa y para que engañarnos, agotadora, no veas lo malo que es el calor cuando vas de tiendas. Y para terminar de rematar y que la sorpresa fuera total…regalos etiquetados, numerados y personalizados. Os hubiera encantado ver la cara que puso, fue la mejor recompensa. 

Llegamos de a poquito (que raro hablo últimamente…), tomamos posesión de la cocina y tachán!! la ensalada estaba lista, por lo menos hicimos algo, lo gordo ya estaba, esta chica es incombustible. 

Comenzaron a llegar los invitados, como ha dicho otro de los presentes, se formaron dos grupillos, es normal, pero convivimos en armonía como debe ser. Reímos, bebimos, reímos más,bebimos aún más…y la cosa se fue poniendo cada vez mejor. Aparición de la policía (gritando a través de la valla, que modales!!) juegos infantiles sin inocencia ninguna, besos con sello propio…

Algunos comenzaron a hacer mutis, otras intentábamos mantenernos firmes en los tacones y no tropezar. Desplome en el sofá, sesión de esteticién, fotos, copas que se caen “solas”, y el sueño que acaba por vencer a algunos. 

Tras enormes esfuerzos por despertar al nene, acabé por unirme a él, desperté 1 hora después, ya era de día y mis pies estaban…mejor no hablar. Llamadas inútiles a Radio Taxi, y finalmente recorrimos las calles en busca del deseado transporte hacia la cama. Media hora más tarde y sin poder casi andar…encontramos uno, no recuerdo el trayecto ni como llegué sin desplomarme, pero…dormí como una bendita.

En resumen, que lo pasé estupeeeeeendamente, conocí nuevas caras de la blogosfera, encantadísima, por cierto, y me dí cuenta de muchas cosas más de las que ya sabía cuando llegué, me siento afortunada.

Las fotos…uff, mejor os las enseña la prota, que me arriesgo a que me corte las orejillas.

Besos azules a tod@s

PD.: Acabo de quemar mi comida de mañana, miér...coles, en que estaría yo pensando...que desastreee, mi casa huele a calabacín quemaooooo.